La Revolution de los Tarados – Una Respuesta: “El chileno promedio podrá ser todo lo que quiera, flojo, arribista, envidioso…

por anonymous

Luego de leer atentamente de punta a cabo el negado comentario del señor Villegas(?), http://bit.ly/nvmHu7 he de decir lo siguiente:

Estoy de acuerdo, el chileno promedio podrá ser todo lo que quiera, flojo, arribista, envidioso, si quizás, pero creo que habría que analizar algunas cosas…

Por ejemplo, es cierto que a los estudiantes no nos gusta estudiar, estamos desmotivados, somos flojos y entregamos cosas mediocres incluso para nosotros mismos, pero ¿se ha preguntado el por qué?

La foto de arriba es la representación de las caras de una chilena y un chileno promedio. No es que agarraran a un par de personas en la calle y les dieran tal título, sino que le tomaron fotos a varios individuos y de acuerdo a eso “armaron” una cara que fuese representativa de cada lugar tomando rasgos que se repitieran.


Fuente: http://bit.ly/fn4GeX

¿Qué hay detrás de ese silencio que usted interpreta como ” falta de hambre de saber”?

Yo podría darle algunas pistas, después de todo, provengo de un sistema municipal, y le puedo decir una cosa que he visto y experimentado yo misma en ese sistema…

¿Usted sabe cómo es la base de la educación del chileno promedio?

Yo le podría decir, es pauperrima, en el sentido de que al pueblo, en primera instancia, no le pasan toda la materia que se supone corresponde que deberían pasarle durante el año.

Al que cuestiona, el profesor le grita, lo humilla dejandolo como un tonto frente a la clase, si no lo insulta o bien sensillamente le ignora y manda a los mejores alumnos a hacer lo que deberían hacer ellos mismos, la clase.

Con esto no busco justificar al que es flojo en si y no tiene aspiraciones a ser algo más por el conformismo de “naci en una familia pobre y de la pobreza es dificil que pueda salir” o “tengo que trabajar para ayudar a mis padres”, o bien al cómodo que teniendolo todo sensillamente no le gusta estudiar y no lo hace.

También le diré, esos no son los únicos casos entre los flojos, ya que entre esta primeramente considerada minoría, existen gente de todo tipo, hay flojos inteligentes, otros hiperactivos, algunos callados y aquellos que esconden mucho.

He aquí la raíz de la flojera, somos parte de una generación de niños y jovenes mucho más sensibles que los de antaño, que no pueden enfocarse, o interesarse por algo que tiene menos relevancia que lo que experimentan a diario y que muchas veces puede resultar traumático, he aqui un ejemplo :

Yo misma experimente en una de las áreas más importantes de la tan temida PSU, matemáticas, lo que puede hacer el cambio de un profesor sin vocación a uno con vocación.

Se lo confieso, desde niña esa área siempre me fue la más difícil.

Me enrredaba y al final, me enfadaba y me rendía con rapidéz por no sentirme capáz de entender los números.

Mis promedios, desde la básica siempre estaban entre el 3.6 como promedio mas bajo a 4.3, como mucho.

Un año, cuando ya cursaba la enseñanza media, tuve el placer de conocer a un profesor con vocación, dedicado de aquellos que por amor a lo que hacen tienen una paciencia única, de aquellos a los que no necesitabas preguntarle nada, él se daba el trabajo de pasar puesto por puesto revizando las tareas, respondiendo a nuestras dudas.

Fue la única vez, que llegue al 5.2 como promedio en esa materia, algo que nunca antes había logrado y no lo volví a hacer puesto a que al año siguiente lo cambiaron por otra profesora que en verdad, nunca comprendí como fue que consiguió el título de profesora.

En fín, ¿qué paso al final conmigo?

Pues preferí callar a preguntar, no por no tener hambre de saber, sino por el temor inculcado durante la enseñanza básica y media a ser ridiculizada, a que me respondan de mala gana, a que me ignoren.

Además ellos son “la eminencia” ¿qué puedo hacer contra eso yo, una humilde estudiante de clase media de un sistema educativo sensillamente mediocre?, (nada ¿verdad?), y creo en mi humilde opinión que no he de ser el único caso señor.

Se bien que con eso solo me estanco en el fango de la ignorancia, aunque de todos modos busco la manera de poder salir de ella a como de lugar, averiguando por mi cuenta o con otros compañeros, todo sirve a la hora de intentar avanzar.

Ahora bien, tampoco victimice al empresario como el envidiado al que el pobre odia por ganar, por lucrar.

Señor, con todo el respeto que usted merece se lo digo, no estamos en contra de que gane, que surga, pero si, contra su forma de hacerlo, engañando, estafando, robando literalmente al pobre e ignorante que por no leer toda la pila de papeles que le entrega.

Porque claro, se cansa de leer quien no esta acostumbrado, quien es fruto de este mismo mediocre sistema, acaba pagando el doble, o incluso el triple de lo que el empresario por sus bancos le presto, con los intereses, seguros y servicios que este jamás pidio.

Nos endeudamos hasta el cuello en honor de nuestros sueños por tener una casa, una forma de movilizarnos, de poder ESTUDIAR, de poder surgir y ser alguien en la vida y no un número más de vuestras filas de deudores, morosos a quienes finalmente persiguen como criminales si se atrasan un sólo día, pero en cambio a ellos nadie les persigue a ellos por no ser TRANSPARENTES y robar a manos llenas por un poco de dinero que bien sabrá para ellos es una miseria.

¿Sabe usted lo que es tener que hacer malabares con un sueldo que nisiquiera llega a los $200.000 pesos?

¿Temerle a fin de mes?

¿Verse recien pagado y que con suerte le queden $10.000 o $5.000 pesos para el mes porque todo se le va en deudas y mas deudas?

Nuestros padres lo saben perfectamente.

Y ese es presisamente uno de los motivos del porque al final muchos no acaban sus carreras.

Tienen que congelar porque no les alcanza para seguir estudiando, porque tienen que trabajar para ayudar en la casa porque con el sueldo de sus padres, simplemente no alcanza y cada año todo sube de precio, ecepto los sueldos.

¿Le parece justo señor?

Yo creo, que si usted pudiese ver mas de cerca LA REALIDAD del chileno común, simple y yanamente se tragaría todas las palabras que escribió llenas de despotismo y desprecio al estudiante que comienza a demostrar que es conciente y se esta movilizando presisamente para poder conseguir algo que usted quiere negar, un poco de justicia social.

Y por último sí, somos mediocres porque es como desde nuestra infancia nos han hecho ver quienes tenían el deber de formarnos como personas, nuestros padres, y en el camino del saber, nuestros profesores.

Pero, le diré, puede que no nos entienda, ni nos apoye, pero siento que esta es nuestra forma de decir basta ya! con la educación del miedo.

Ahora nosotros queremos educar sin temor y sin que nos teman y la mejor forma para ello, es luchando por un Chile mejor.

Luego de leer atentamente de punta a cabo el comentario del señor Villegas(?), he de decir lo siguiente:

Estoy de acuerdo, el chileno promedio podrá ser todo lo que quiera, flojo, arribista, envidioso, si quizás, pero creo que habría que analizar algunas cosas…

anonymous

About profesorbaker

Thomas Baker is the Past-President of TESOL Chile (2010-2011). He enjoys writing about a wide variety of topics. The source and inspiration for his writing comes from his family.
This entry was posted in Culture, Education, Politics and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s