#Profesores #Normalistas: Los últimos Caballeros Jedi de la #Educación Chilena

normalistas_angol

Publicado por: Christian Leal

domingo 26 julio de 2015

Su jornada empezaba todos los días a las 6 de la mañana. Se vestía prolijamente, ordenando su cabello y vistiendo su insigne “abrigo escuelero”, que aún siendo el único atuendo de su empobrecido guardarropa, debía lucir impecable.

Aquella joven de sólo 19 años debía caminar cerca de 10 kilómetros para llegar desde la carretera transitada más próxima -donde generalmente hacía dedo para trasladarse- hasta la escuela de la reducción mapuche de Nehuelbe, ubicada en la cordillera de Nahuelbuta, cerca de Angol en La Araucanía.

“En ocasiones, había llovido tanto que el camino estaba totalmente cubierto por una capa de barro gredoso y uno se hundía como en la nieve. Al final me quitaba las botas de goma y lo transitaba a ‘pata’, porque me salía más rápido”, evoca ahora Eliana, con la suave risa que le permite el recuerdo de cinco décadas atrás.

Pero entonces Eliana Carrasco no era una de las alumnas del recinto. Era la profesora. No cualquier profesora, claro: una profesora normalista.

¿Por qué los profesores normalistas conservan en nuestro país un aura de disciplina, respeto, calidad y casi misticismo, pese a que su última escuela cerró en 1974? ¿Qué les hacía ser tan especiales? Y lo más intrigante, si eran tan buenos, ¿por qué se dio fin a su método educativo?

Personalmente, creo que son una especie de secta. Los últimos caballeros Jedi de la educación.

Y se nota en Eliana apenas ingresa a cualquier habitación. Sus 68 años a cuestas no le impiden caminar orgullosamente erguida, imponiendo autoridad al sólo verla. Basta que ella diga ‘No’, firme, pero sin alzar la voz, para que se detenga el mundo. Basta que diga ‘Haremos esto’, para que eso se haga, sin discusión.

(Y no sólo porque sea mi suegra).

“Teníamos una educación muy estricta”, dictamina. “El profesor debía ser una autoridad que se imponía por presencia. Era un modelo a seguir al que los padres confiaban ciegamente sus hijos. Si un profesor aplicaba un castigo a un niño, este se debía cumplir”.

Continuar leyendo aquí

 

 

About profesorbaker

Thomas Baker is the Past-President of TESOL Chile (2010-2011). He enjoys writing about a wide variety of topics. The source and inspiration for his writing comes from his family.
This entry was posted in Education and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s