Admisión Escolar 2019: “La selección escolar es efectiva para un país que no queremos construir”

NuevoDocumento 2019-06-17 14.39.16

Sistema Admisión Escolar: Inicio Postulaciones Agosto 2019 

El Sistema de Admisión Escolar es un sistema centralizado de postulación que se realiza a través de una plataforma en internet en la que las familias encuentran información de todos los colegios que les interesan: proyecto educativo, reglamento interno, actividades extracurriculares, aranceles, entre otros. Con esa información, los apoderados postulan a través de la plataforma web, en orden de preferencia, los establecimientos de su elección.

1 SAE

¿Quiénes deben postular a través de este sistema?

por 22 enero, 2019

Veamos las dos caras de la moneda. Imaginemos por un lado a un alumno vulnerable, inserto en un sector de alto riesgo social, pero que le va relativamente bien en los estudios, es responsable, ordenado, “mateo”. A esto se suma una familia que valora la educación, lo incentiva a estudiar y tiene altas expectativas sobre su futuro. Tiene, en suma, lo que se ha dado en llamar –un poco siúticamente– “mérito”, un concepto en el que confluyen dos elementos muy distintos: por un lado, las competencias cognitivas y hábitos de estudio y, por otro, las expectativas y motivación de la familia.

Imaginemos en contrapartida a otro alumno. No es tan bueno para los estudios, le cuestan algunas materias. Para hacer el caso más claro, tampoco tiene los mejores hábitos, es desordenado, impaciente, distraído y, por qué no decirlo, un poco flojo.

Para no exagerar, no vamos a decir que pertenece a una familia con problemas graves de alcoholismo, violencia intrafamiliar, vinculada al tráfico de drogas o a la  delincuencia (aunque sería probable), pero sí algo más dramático: sus padres no tienen muchas expectativas respecto de sus capacidades ni de su futuro.

Clase Mano Basica

Lo consideran un “porro”, un bueno para nada, y se lo dicen abiertamente, desde chico. Son de esos padres que dan por descontado que su hijo jamás llegará a la universidad. En consecuencia, este segundo niño tiene mala autoestima (un problema grave, que ha sido soslayado en este debate) de manera que, en vez de sacar el mejor partido de las capacidades que tiene, estas se ven empequeñecidas por culpa de un autoconcepto que lo lastra, lo limita. Es un niño literalmente “vulnerable”: vulnerable a la falta de oportunidades, a las malas juntas, a la ausencia de expectativas.

Frente a estos dos niños recién descritos, la pregunta que se plantea a partir del recientemente enviado proyecto de admisión escolar es la siguiente: ¿qué tipo de sistema educativo es más justo? ¿Uno que favorezca las opciones del primer niño (el aventajado) para que desarrolle al máximo su potencial, o uno que resguarde sobre todo las opciones (ya difíciles) del segundo, para que no recaiga en una marginalidad incluso más dura?

En términos más concretos aún, refiriéndose en específico a la política de los liceos de excelencia, ¿qué es lo más conveniente? ¿Un tipo de liceos que agrupe a los(as) niño(as) que reúnan las características del primero, con el fin de potenciar su desarrollo, o bien uno donde convivan estudiantes aventajados y estudiantes con dificultades, donde se encuentren, en la misma sala, estudiantes con altas expectativas con aquellos otros que se sienten buenos para nada?

La selección en liceos de excelencia se basa en un modelo que puede haber hecho sentido hace algunas décadas, cuando el país asumía una elite profesional muy pequeña, y capas muy grandes de la población que simplemente permanecían al margen del desarrollo.

Pero hoy el país ha cambiado por completo, y las expectativas de acceso y participación se han extendido a capas muy amplias de la población (lo que los políticos llaman las “clases medias”).

Los liceos selectivos, que se ofrecen como una promesa de movilidad social, terminarán transformándose en una traición a estas nuevas clases medias, que obviamente es mucho más amplia que los 50 o 100 mil cupos que podrán ofrecer estos liceos.

El sistema educacional que reclama la sociedad actual es uno completamente distinto, que tienda a un país más integrado, donde todos tengan acceso a los beneficios del desarrollo, no solo unos pocos que logran ingresar a una especie de “elite”.

Un sistema que nivele efectivamente hacia arriba, no uno que, para beneficiar a unos pocos, debe sacrificar a otros muchos.

Lo mejor que podemos hacer para lograrlo es seguir avanzando en esa línea, no dejarnos enceguecer por voladores de luces que plantean que, a través de la segregación, vamos a llegar más rápido, pues ese camino solo nos conduce a un objetivo que no queremos alcanzar.

Fuente: El Mostrador

 

Advertisements

About profesorbaker

Thomas Baker is the Past-President of TESOL Chile (2010-2011). He enjoys writing about a wide variety of topics. The source and inspiration for his writing comes from his family.
This entry was posted in Culture, Educación Técnica Profesional, Education, Education Technology, Politics, Research and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s