TKNIKA, REFERENTE EN TRANSFERIR LA INNOVACIÓN A LA FP, Y A LAS EMPRESAS: CAMBIO DE METODOLOGÍA: DESDE LAS AULAS DEL SIGLO XIX A LAS DEL SIGLO XXI

Vigila la tecnología, elige los proyectos, los desarrolla y, lo más importante, los transmite a los centros de FP. Así, Tknika trata de reducir el tiempo que pasa desde que se crea una innovación hasta que esta llega a las empresas vascas. Os proponemos una visita al centro.

Tknika es un centro de investigación e innovación aplicada en la Formación Profesional y el aprendizaje permanente del Departamento de Educación de Lakua fundado en 2005.

Su reto es ser la referencia europea en este ámbito y transferir la investigación y la innovación a los profesores de FP y, a través de estos, al alumnado y a los trabajadores, así como al tejido empresarial.

El edificio, enorme, está en el polígono Egiburuberri de Errenteria.

1 TK

En un tiempo albergó hasta 900 alumnos, pero hoy en día no queda ninguno; los alumnos son ahora los profesores, que vienen aquí a formarse.

Lo que fuera el gimnasio se ha convertido en “El bosque de la sabiduría”, una sala decorada con formas de árboles donde se respira olor a madera y se hacen presentaciones. El frontón se ha transformado en un invernadero que forma parte de un ambicioso proyecto de biotecnología con peces.

Cuatro pilares

Tknika tiene cuatro pilares el emprendizaje (con los programas Ikasenpresa, que pretende impulsar una cultura emprendedora, y Urratsbat, que conoceremos más adelante); TKgune (red que quiere responder, sobre todo, a la necesidad de innovación de las pequeñas y medianas empresas; para ello ponen a su disposición las infraestructuras y los conocimientos que han acumulado en los centros de FP); la metodología (que desarrollaremos también en este reportaje); y la internacionalización.

De la mano del director ejecutivo, Iñaki Mujika, y del director del departamento internacional, José Luis Fernández Maure, GARA se ha adentrado en distintas áreas, sorprendiéndose con las nuevas tecnologías y, sobre todo, con las diferentes formas de trabajar.

También con la cantidad de proyectos que están en marcha en este centro, único en Europa, referente, incluso, por delante de Holanda y Finlandia. «La gente desconoce esto», señalan Mujika y Maure.

En definitiva, la imagen de la FP de hoy no es la de dos operarios con buzo manejando una vieja fresadora.

Un dato significativo: ahora engloba a 23 familias profesionales. Una de las ideas que remarcan ambos directores es la de la transferencia: «Lo que hacemos no es para que se quede solamente aquí; es para transferir. Primero, a los profesores y, mediante ellos, a los alumnos y las alumnas.

Violoncello

Eso es lo fundamental.

También a las empresas, a través del aprendizaje permanente». La función de Tknika es reducir todo lo que se pueda el tiempo que pasa desde que se crea una innovación hasta que esta llega a las empresas de Euskal Herria. Primero, realiza la vigilancia tecnológica, luego elige los proyectos, los desarrolla y los transmite. Ese es el proceso.

Con esas premisas, coordina 52 centros educativos –de ellos, 30 públicos y 22 concertados. Y, dentro del proyecto Urratsbat, convierte las ideas de los alumnos en empresas.

En diez años, los estudiantes han creado 525 empresas, con un índice de éxito del
73%, y este año van a nacer otras 80.

525 empresas han sido fundadas por alumnas y alumnos en diez años dentro del proyecto Urratsbat (creación de empresas), con un índice de éxito del 73%. Este año van a nacer otras 80.

Internet de las cosas

Entramos en la sala Ikaslab, donde dos alumnas de la Escuela Politécnica trabajan con impresoras 3D. Experimentan con diferentes materiales para crear prototipos para las empresas. Hay un expositor repleto de piezas de todo tipo, desde drones hasta bombones personalizados, pasando por prótesis de manos.

Otro espacio está dedicado al «Internet de las cosas». Dos trabajadores –ambos se llaman Aitor– nos explican que, empezando por esta sala, están domotizando toda la planta con el propósito de ahorrar energía. Son sistemas inalámbricos realizados con tecnología muy barata. Permiten encender y apagar la luz desde el móvil.

También controlan las persianas y los enchufes. Y si se abre una ventana con la calefacción encendida,  se escucha una voz de aviso. En relación con la domótica, cuentan como anécdota que un viernes por la tarde, cuando apenas había gente en el centro, llegaron unos visitantes a una reunión y se quedaron extrañados cuando las luces se encendieron solas. El asombro fue creciendo cuando se abrieron las ventanas por sí mismas, cuando comenzaron a notar el calor…

¿Cómo ocurrió eso?

Hay cámaras instaladas y un miembro de Tknika los vio y los atendió desde su casa.
Continuamos la visita en el laboratorio de la realidad virtual. Aquí son suficientes un
casco, un visor y una pistola para visualizar, por ejemplo, una puerta de un coche y pintarla virtualmente.

Al terminar la labor, el sistema pone una nota señalando dónde se ha pintado bien, dónde hace falta otra mano…

Así se puede practicar sin miedo a gastar material cuantas veces sea necesario hasta aprender antes de pintar una puerta real.

Lo mismo se puede hacer con la soldadura.

Sinergias con las empresas En Tknika no solo han construido una trainera de tamaño real con fibra de carbono, que se encuentra en Pasaia; también han ideado un tolete para que se pueda medir la fuerza de cada remero y cada remera. Así, el entrenador o la entrenadora tiene la opción de recibir esa información en tiempo real en un tablet.

En la misma sala se ven fundas de fibra de carbono para el violonchelo o el acordeón. Las crea y las vende una alumna. Pasamos a la fabricación mecánica. Maure y Mujika nos muestran cómo realizan piezas de hierro, de aeronáutica, capa por capa,para luego limpiarlas. Trabajan con dos  empresas.

¿Cómo es la colaboración?

«Nuestra función es, por una parte, aprender. Hacemos un intercambio y aprendemos haciendo, para después enseñarles a los profesores.

Las empresas, por su parte, aprovechan para ver qué problemas surgen con las piezas y nos dejan el primer prototipo». De esta manera se crean sinergias. Los directores de Tknika defienden que la manera de crear empleo y continuar adelante es trabajando entre todos. «Vaciar una pieza de titanio es un pastón pero si se realiza así, no».

TKNIKA ETHAZIBiotkniFish

Antes de concluir la visita, queda otra sorpresa: BiotkniFish.

Vemos nueve acuarios con peces blancos Tilapia. Estos se reproducen todos los meses y son baratos. Vienen de la zona de Egipto y se comen mucho en el Estado francés; en EEUU su consumo se ha multiplicado por ocho en los últimos tiempos. Debajo no tienen tierra y su techo está lleno de plantas: perejil, tomate, lavanda,  romero, plátano, papaya.

Los acuarios funcionan con la acuaponía, un sistema sostenible de producción de alimentos que combina acuicultura tradicional (cría de pescado) con la hidroponía (cultivo de plantas en agua). Si no fuera así, los desechos se acumularían en
el agua incrementando la toxicidad para los peces.

El agua se dirige al sistema hidropónico, donde la filtran las plantas, que utilizan dichos nutrientes y, al mismo tiempo, depuran el agua, que queda lista para volver a circular hacia los tanques.

Usan el agua de la lluvia y los piensos también son sostenibles. El círculo se cierra completamente con un proyecto para esturiones, lombrices y compost. Vendrán desde Namibia para formarse en este proyecto y llevar el conocimiento allí.

CAMBIO DE METODOLOGÍA:

DESDE LAS AULAS DEL SIGLO XIX A LAS DEL SIGLO XXI

IOT

Tknika ha formado a mil profesores en una nueva metodología, ya que consideran que «no se puede continuar con el mismo sistema de enseñanza del siglo XIX».

«Viene un cambio importante», vaticinan José Luis Fernández Maure e Iñaki Mujika al cruzar la puerta de un aula «del siglo XXI».

Aquí, las características que llaman la atención son la flexibilidad y la luminosidad. Por ejemplo, se puede escribir en distintas paredes, que son de cristal, dependiendo de las necesidades. Hay también diferentes espacios para buscar información, para reunirse y hablar…

Maure y Mujika comentan que con la nueva metodología «se rompe todo el sistema». Antes llegaba un profesor o una profesora e impartía dos horas de clase; a continuación venía otra y hacía lo mismo…

«Ahora, sin embargo, se trabaja con retos».

Aquí, son vitales la coordinación del grupo de profesores y el trabajo en equipo, tanto de ellos como de los alumnos. También se debe adecuar la programación a los retos y eso implica horarios flexibles. Además de la técnica, que se presupone, en un puesto de trabajo se valoran la responsabilidad, la puntualidad y la capacidad de expresarse.

¿Cómo se aprenden esas cosas?

«Con la práctica y la evaluación, por parte de los compañeros», explican. Se está aplicando esta metodología en 91 ciclos formativos y en 30 centros. La semana pasada, Tknika presentó este proyecto en Belfast y próximamente lo hará en Arabia Saudí.

Fuente: Ekonomía, 2016

Departamento de Educación, Formación Profesional

 

About profesorbaker

Thomas Baker is the Past-President of TESOL Chile (2010-2011). He enjoys writing about a wide variety of topics. The source and inspiration for his writing comes from his family.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s